FUNDACIÓN


La Cofradía El Descendimiento, se funda en el año 1939, concretamente el día 26 de marzo –exactamente, a las once y media de la mañana- en la Sacristía de la Real Iglesia Parroquial de San Miguel y San Julián.

Bajo la Presidencia de su párroco D. Agustín Rodríguez Mostaza, se reunieron los sesenta cofrades fundadores. El Presidente de la comisión organizadora D. Herminio Sanz Pedrosa, relata cómo poco antes de la muerte del Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Remigio Gandásegui, recibió el encargo de constituir una Cofradía que alumbrase el paso “El Descendimiento”, la cual fue erigida canónicamente en la Iglesia Penitencial de la Santa Vera Cruz, para dar culto y procesionar las imágenes de este magnífico grupo escultórico, obra del insigne imaginero castellano Gregorio Fernández (1623), propiedad de la Cofradía P. de la Santa Vera Cruz.

El primer año, se desfiló en las procesiones vestidos de paisano. Ya en 1940 se desfiló con un hábito, que debido a los comentarios de la muchedumbre y el desentone con el resto de cofradías se sustituyó por el actual.

Este hábito, que solamente fue utilizado durante cuatro años, consistía en una túnica verde, capa encarnada terciada, a semejanza de San Juan evangelista, llevando en la cabeza un turbante trenzado de rojo y verde del que pendía un velo negro para ocultar el rostro y calzando unas sandalias de baqueta. Esta indumentaria fue retomada, desde el año 1998, para aquellos cofrades que, en procesión, escoltan las imágenes.

En el  año 1943, se construye la primera carroza para el paso del Descendimiento, cuyo coste (anecdótico en la actualidad) ascendió a 9.100 pesetas (54,69 €).

NUEVA PROCESIÓN Y NUEVO PASO

En 1951 se da carácter oficial en la Semana Santa a la nueva Procesión de “Nuestra Señora de la Amargura” y se autoriza a nuestra Cofradía junto con la Cofradía del Santo Cristo del Despojo y la Cofradía de la Exaltación de la Cruz la realización de esta nueva procesión, que transcurrirá por el Barrio de las Delicias. En este nuevo cortejo procesional, se alumbra el grupo escultórico del Santísimo Cristo de la Buena Muerte que, instalado en su carroza, se denomina este paso "El Monte Calvario", venerado en la Capilla del mismo nombre en la Real Iglesia de San Miguel y San Julián por la extinta Congregación de la Buena Muerte.

Esta circunstancia motiva a los cofrades a solicitar con fecha 12 de Julio de 1954 la fusión de ambas, siendo ésta autorizada y decretada por el Excmo. y Rvdmo. Arzobispo de Valladolid Sr. D. José García y García con fecha 2 de Octubre de 1954 autorizándonos a organizar los cultos además de encargársenos el cuidado, custodia y decoro de la citada Capilla.

Por todo ello, la Cofradía “EL DESCENDIMIENTO” queda Autorizada por el Párroco para montar dentro de la Iglesia y procesionar cualquiera de las imágenes que integran la Capilla de la Buena Muerte, contando con la aprobación del Excmo. y Rvdmo. Prelado. Aparte del desembolso económico que supuso montar dicho paso nuevo, este se grabó con el costo del trabajo que se tuvo que llevar a efecto al tener que completar con espaldas en madera a tres de las cuatro imágenes que forman la composición escultórica, por estar éstas talladas solamente para retablo, La Virgen, María Magdalena y San Juan.

FUSIÓN

La consecuencia de todo lo anteriormente expuesto, dio como resultado la FUSIÓN de la COFRADÍA “EL DESCENDIMIENTO” con la extinta “CONGREGACIÓN DE LA BUENA MUERTE” pasando a denominarse, desde el día 4 de Octubre de 1960 Cofradía “EL DESCENDIMIENTO Y SANTO CRISTO DE LA BUENA MUERTE”.

 

CONMEMORACIONES

ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN: En el año 1989, se efectuaron distintos actos y actividades como conmemoración a los 50 años de la fundación.

CONMEMORACIÓN 50º ANIVERSARIO DE LA FUSIÓN: En este año 2004 se realizan numerosas actividades de distinta índole, tales como eucaristías, conferencias, concursos, campeonatos, exposiciones, conciertos, … con el fin de conmemorar el 50º aniversario de la fusión con la Congregación de la Buena Muerte. Dentro del marco de esta magna celebración recibe la distinción de Hermano Mayor Honorario, Su Majestad el Rey D. Juan Carlos I, siendo ésta aceptada por el monarca, según su manifiesto de fecha 24 de marzo de 2004. Igualmente reciben la distinción de Cofrades de Honor, el Excmo. Ayuntamiento de Valladolid, la Excma. Diputación de Valladolid y nuestro gran amigo y excelente colaborador D. Luis Luna Moreno, imponiéndoles la medalla el día 8 de mayo de 2004. El día 27 de marzo de 2004, se efectúa otro acto conmemorativo y en esta ocasión, tras la oportuna eucaristía, se realiza el hermanamiento con las siguientes cofradías: HERMANDAD DEL DESCENDIMIENTO, de MEDINA DE RIOSECO; COFRADÍA PENITENCIAL DEL SANTO SEPULCRO, de PALENCIA; COFRADÍA DEL SANTO DESCENDIMIENTO de MEDINA DEL CAMPO, firmándose las correspondientes actas y realizándose el intercambio de medallas.

Y ya como colofón de esta gran conmemoración, se celebró en Valladolid el III Encuentro Nacional de Cofradía y Pasos de El Descendimiento, recibiendo en nuestra casa a 81 personas en representación de sus correspondientes cofradías de 19 localidades del extenso territorio estatal.

CONMEMORACIÓN DEL ANIVERSARIO DE BRILLANTES: En el año 2014 la cofradía celebró su 75 aniversario con diferentes actividades.

ASPECTOS MUSICALES

En el año 1976 se acuerda la fundación de nuestra propia banda, siendo esta formada por 12 miembros; 6 cornetas (1 de llave y 5 cortas) y 5 tambores (1 caja y 4 tambores de madera) y 1 timbal. Obviamente esta sección musical, ha sufrido constantes modernizaciones.

TRAS LA FUSIÓN, NUEVA PROCESIÓN

Otro hecho importante, fue retomar una procesión que ya realizaba la Congregación de la Buena Muerte. Es la que actualmente se denomina “Cristo al Humilladero”, que se realiza en la madrugada del Viernes Santo. Esta procesión fue autorizada el 3 de septiembre de 1986 no pudiéndose realizar, pues la imagen de Cristo Yacente (Gregorio Fernández, 1636) que veneramos en la Capilla de la Buena Muerte, no reunía las condiciones para su utilización. Ya en el año 1995, inquietos e impacientes por querer tener nuestra procesión titular, pues contábamos con la oportuna autorización, se efectúan arduas gestiones y contando con la inestimable ayuda de D. Luis Luna Moreno, Director del Museo de Escultura Policromada en ese año, (ahora denominado Mueso San Gregorio) se nos abren las puertas ante la Comunidad de Religiosos de los RR.PP. Dominicos de San Pablo, quienes gentilmente nos ceden la talla del “Santo Cristo Yacente” (Gregorio Fernández, 1610). Para la realización de esta procesión, se adquirieron unas andas para portar a hombros.

 

Subir


DIRECTOR ESPIRITUAL
A propuesta de la Junta Directiva, se acuerda el relevo del Director Espiritual, proponiendo para este cargo a D. Javier Carlos Gómez Gómez, Vicario parroquial de San Miguel, quien acepta de buen grado, siendo este nombramiento ratificado por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Arzobispo con fecha 12 de Diciembre de 1996, tomando posesión de su medalla como Consiliario de la Cofradía el día 4 de Marzo de 1997.

REFORMAS

El año 2001, desgraciadamente la carroza del paso “El Descendimiento” sufrió unas averías de diversa índole y de vital importancia. Por lo que se decide en Junta General Extraordinaria la creación de una nueva, para el siguiente año 2002.

Como anécdota indicar que el año de su estreno, 2002, no se pudo efectuar debido a que la Procesión General de la Pasión, fue suspendida por la lluvia.

A lo largo de los años, se han ido realizando transformaciones y modificaciones, tales como:

Carroza Monte Calvario: En el 1996 se efectuó un gran cambio de imagen de esta carroza, sustituyendo su actual estado por uno más moderno y colocando en toda la plataforma una base de corcho y vegetación, para simular al monte Gólgota.

Hachones: En el año 1998, se acuerda dar un importante cambio a estos elementos procesionales, ya que los anteriores (pila y bombilla) se encuentran bastante deteriorados y tras un largo estudio se decide fabricar los que actualmente alumbran las procesiones, compuesto por un mástil de 1,50 m. de alto, con un guardabrisas de cristal con el emblema grabado y como iluminación una vela de cera liquida.

Estandartes guiones: En el año 2003 se acuerda la modificación de los guiones de apertura de las filas procesionales, dándoles un cambio radical, bordados por ambos lados, siendo el frontal en terciopelo morado, bordado con el emblema y el nombre y al dorso, de raso blanco, bordado el emblema. Al mismo tiempo se realizó el cambio de las galas de la banda de cornetas y tambores, siendo estas idénticas a los guiones descritos anteriormente. En el año 2010 se continúa con la incorporación de estos enseres procesionales, con la confección de otros 2 guiones idénticos a los anteriores pero de un mayor tamaño y la adquisición de sus mástiles, en plata, dando así una mayor uniformidad en nuestros desfiles procesionales. Igualmente, en este mismo año 2010 se adquieren nuevas varas de mando procesiones y la confección de un nuevo guión y su mástil para la sección de la Banda de Cornetas y Tambores.

En el año 2017 estrenamos una nueva cruz guía y dos matracas realizadas por el escultor toledano Ricardo Villarrubia Sánchez Puebla.

En cuanto a las procesiones se refiere, participamos en las siguientes Procesiones:

“Procesión del Santo Rosario”, En la tarde del Lunes Santo nos dirigimos a Torrelobatón, localidad natal de nuestro patrón (Beato Padre Hoyos), donde realizamos un Santo Rosario por dicho pueblo junto a la cofradía local del Santo Sepulcro. Cómo curiosidad decir que la tercera estación tiene lugar en la casa natal del Patrón

"Nuestra Señora de la Amargura", desde el año 1951 en la tarde del Jueves Santo, alumbrando al paso El Monte Calvario. Imágenes del grupo escultórico "Cristo de la Buena Muerte", veneradas en la capilla del mismo nombre en la Real Iglesia parroquial de San Miguel y San Julián. La imagen del Cristo crucificado está atribuida a Juan de Juni (s. XVI) y el resto de las imágenes: La Virgen, San Juan el Evangelista y María Magdalena arrodillada en la cruz, son obras indubitables del escultor asturiano Juan Alonso Villabrille y Ron (s. XVIII).  Desde el año 2005, según acuerdo tomado por todas las cofradías integrantes de esta procesión, cambia su recorrido y acto litúrgico. A partir de este año cada cofradía realiza un Acto penitencial individual, siendo en nuestro caso en la Iglesia de Santiago Apóstol, recibiéndonos la Cofradía de las Siete Palabras, donde nuestro Director Espiritual nos alienta con una breve reflexión. Una vez finalizado el Acto, nos incorporamos al recorrido común junto con las otras cuatro cofradías para dirigirnos al interior de la S.I. Catedral, donde se efectúa una ofrenda al Santísimo, mientras cada Cofradía realiza una oración.

"Cristo al Humilladero". Nuestra Procesión titular, desde 1995, en la noche del Jueves Santo, alumbrando al “Cristo Yacente”, última obra de yacentes del insigne escultor Gregorio Fernández  (1630). Es portado a hombros en las andas realizadas en el año 2008 por el escultor riosecano Ángel Martín. Existen 2 actos muy emotivos a lo largo de esta procesión: En primer lugar, ante la Iglesia de San Quirce y Santa Julita, recibidos por la Cofradía Penitencial de la Sagrada Pasión de Cristo y tras la reflexión que dirige nuestro Director Espiritual, humillándonos con rodilla en tierra, se reza una oración. El segundo acto, emotivo se efectúa ante la Iglesia Conventual de San Pablo. Después de renovar “Nuestro Compromiso de Cofrade” mientras la Banda entona una melodía y los portadores meciendo las andas, es colocado el sudario en el crucero de piedra.

"General de la Sagrada Pasión del Redentor", desde 1939, en la tarde del Viernes Santo, alumbrando al paso “El Descendimiento”, grupo escultórico venerado en la Iglesia penitencial de la Santa Vera Cruz, imágenes propiedad de la cofradía del mismo nombre. Partiendo de la Iglesia de San Miguel, recogemos nuestro paso titular en el pórtico de su devocional templo, para incorporarnos a esta magna procesión general. En esta gran planta procesional ocupamos la 13ª cofradía y nuestro paso titular, ocupa el número 25.

Y a lo largo de la Semana Santa, participamos en el resto de las procesiones en calidad de invitados o en representación.